Historias de picadas del barrio la chimba

Lo mismo ocurre en Don Gaviota, un restaurante especializado en pescados y mariscos, que está rodeado de fábricas de maquinarias y plástico. «Pese a que cuesta encontrarlo, la gente cruza la ciudad para comer aquí. Tenemos clientes del barrio, pero también de Lo Barnechea y La Reina», asegura su dueña, Patricia Vargas.

«Yo prefiero un pastel de jaiba contundente de Don Gaviota en vez de los platos pequeños de BordeRío. Con mi marido salimos de Vitacura, nos vamos por El Salto y en unos minutos estamos allá», cuenta Olga Collao, una de sus clientes habituales.

Leer