Prensa

Don Gaviota en Finde de la Tercera

Está nota salió el día Viernes 12 de Agosto en la revista FINDE de la Tercera.

Dieciseis años atrás, en pleno barrio residencial de Recoleta, abrió “Don Gaviota”, un restaurante de pescados y mariscos muy conocido en el sector y en el de más arriba. Tenía entonces capacidad para 45 personas y hoy las triplica. Fue a puro pulso que Carlos Oyarce armó este comedor sencillo, donde los productos del mar se cocinan respetando su calidad premium, como lo hacen los toteros en las caletas.
¿Por qué hacerlo así?
Porque quiero que la gente se de cuenta de lo bueno que son los productos, y por eso se cocinan con un “vuelta y vuelta” y nada más.Es para resaltar el sabor.

¿Como partió en este negocio?

Cuando repartía pescados y mariscos a los restaurantes en los 90, les preguntaba a los chef como cocinaban los productos del mar.Entonces me dieron ganas de tener lo mío. Mi señora partió cocinando.
¿Por qué eligió Recoleta?

Sí abría un local acá, no tendría que pagar arriendo, porque el lugar era de mi suegro. Así cobraría un precio justo por productos de muy buena calidad. Además la gente del barrio alto no gasta. Porque se le va todo en el colegio y la casa, y dejan poco para divertirse. Aquí en cambio, la gente sale a comer.
¿Qué plato es el más pedido?

Los productos de temporada. Ahora son los erizos, que tenemos de caletas de entre Caldera y Taltal. También están los pescados de roca como el bilagay y las anguilas al ajillo o al pilpil.

Dongaviota en finde de la tercera

Don Gaviota en “Gourmet” de CNN Chile
Don Gaviota en Bienvenidos Canal 13
Recoleta guarda el secreto de Don Gaviota

Este reportaje salió el día Martes 2 de Agosto del 2016 en el diario Las Últimas Noticias.

Noticia 4

Alguna mañana, hace unos años, la chiquillería del barrio Recoleta vió en la esquina de El Roble con Guanaco una singular escena tipo Discovery Channel: Un hombre prematuramente canoso forcejeaba ferozmente con una tremenda albacora, tratando de meterla a su bodega. En la refriega sacudía sus canas como las plumas de una nerviosa ave llevando comida al nido. Y saltó el ingenio del chistoso del grupo: “Oye,¿cacharon a don Gaviota?”. La caricatura del momento le encantó a Carlos Oyarce, proveedor de pescados y mariscos que, como empresario, bautizó así su picada. Que se ha vuelto famosa por la real frescura de sus productos, de atractiva variedad- que incluye erizos y locos como favoritos absolutos-,ostras de borde negro, pescados de roca y bastante más. Con óptima relación precio-calidad, con proveedores probados del norte y sur. Además en su corta vida ya duplicó el tamaño del local, redecorado, y ha evolucionado su cocina en técnicas, presentación y sabor. En férreo equipo con su esposa e hija y un personal siempre dispuesto. Un qué hablar de ceviches, chupes, caldillos, cancatos y pastas con mariscos, las tentadoras empanaditas e inevitables picoteos. Como la tabla de camarones ecuatorianos apanados ($11.900), locos con machas y ostiones parmesanos ($10.990) o su famoso jardín de mariscos ($21.990). Con un pulpo a la parrilla que promete. Para los que buscan novedades tienen unas sabrosas ancas de ranas brasileñas al ajillo ($13.900), conejos escabechado ($6.900), el atún sellado y hasta la centolla entera ($34.600). O una langosta al vapor ($38.000), que preparan en una hora (compare precios con el Mercado Central).

Para beber auténticos pipeños, sangrías y terremotos, amén de algunos vinos bien elegidos para una picada. A lo que agrega interminable lista de buenos tragos, con clavos oxidados, martinis secos y una letanía de sabrosos destilados de certificada procedencia. Ahora, será picada, pero los que saben comer la conocen y La Dehesa, Chicureo y todo Santiago se dejan caer allí. Sábado y domingo no hay reservas y las colas pueden ser peores que en revisión técnica para vacaciones. Pero los gourmets son duros y esperan cuando es bueno.

Por Rodolfo Gambetti.

www.lun.com

 

Don Gaviota en Selección Nacional de Mega

En el segundo capítulo de Selección Nacional, Koke y el chef Jose Luis Merino, dueño del restaurant La Percanta Parrilla Bar, recorrieron varias picadas. La primera fue en la localidad de Pomaire, donde probaron el mejor pastel de choclo de la zona, en “El Cototudo”. Ya de vuelta en Santiago, el chef lo llevó a comer mariscos a “Don Gaviota” un lugar ubicado en el corazón de Recoleta.

No contento con todo eso, Koke continuo su ruta hasta llegar a Providencia, específicamente a “Ostras Calbuco” un lugar donde se comen las mejores ostras. Y para terminar llegó hasta la Vega Central donde “La Martita”, una particular picada donde se comen los mejores sanguche de carne mechada en sopaipilla.

Todo esto y más en un nuevo capítulo de Selección Nacional, las picadas del chef.

Ver Cápitulo Dos Selección Nacional

Historias de picadas del barrio la chimba

Lo mismo ocurre en Don Gaviota, un restaurante especializado en pescados y mariscos, que está rodeado de fábricas de maquinarias y plástico. “Pese a que cuesta encontrarlo, la gente cruza la ciudad para comer aquí. Tenemos clientes del barrio, pero también de Lo Barnechea y La Reina”, asegura su dueña, Patricia Vargas.

“Yo prefiero un pastel de jaiba contundente de Don Gaviota en vez de los platos pequeños de BordeRío. Con mi marido salimos de Vitacura, nos vamos por El Salto y en unos minutos estamos allá”, cuenta Olga Collao, una de sus clientes habituales.

Leer